martes, 9 de abril de 2013



El período de adaptación

El período de adaptación es un tiempo reservado para favorecer la creación de una imagen positiva de la escuela. 

Mediante este los niños comienzan a familiarizarse con personas nuevas, y espacios y materiales diferentes a los que estan acostumbrados. Dependiendo del centro se lleva a cabo de una manera u otra: horarios reducidos, incorporación del aula por turnos, permanencia de los padres dentro del aula...sea cual sea su duración y la forma de realizarlo, todos tienen un espíritu común.

Esta nueva incorporación al mundo educativo es una situación estresante para los niños, pero también esta afecta de manera uniforme a los padres. La educación infantil, tanto el primer ciclo como el segundo, pertenecen a una etapa educativa no obligatoria, en la que los niños acuden o no en función de los deseos y necesidades de sus padres. En gran parte de los casos, los padres que recurren a ella, no lo hacen por pleno convencimiento de que sea una buena opción, sino porque debido a sus circunstancias laborales y familiares es el único recurso que tienen a su alcance.


Esto, se materializa en la actitud de inseguridad y ansiedad que los progenitores muestran y transmiten a sus hijos. Es por ello que los consejos y estrategias para facilitar el período de adaptación van dirigidos principalmente a los papás, con el fin de conseguir que los pongan en práctica consigo mismos, y de este modo lograr que los lleven a cabo con sus hijos.

Consejos para los padres:
  • Estad convencidos de vuestra decisión. No deben de crear dudas, inseguridades ni culpabilidad por el hecho de dejar en la escuela al niño: se trata de un lugar positivo, seguro y especialmente pensado para ellos.
  • Crear una buena comunicación con el que será el futuro tutor del niño.
  • Participar e implicarse en las actividades que se presenten en la escuela.
  • Ser constantes en la asistencia y horarios, ya que esto favorecerá al niño a que se habitué a la rutina de la escuela.
  • Interesarse por lo que los niños hacen y aprenden cada día en clase.
Estrategias que ayudan a los niños:
  • Visitad la escuela anticipadamente con el niño: esto le ayudará a conocer las aulas, profesores e puede que algún compañero, lo que le aportará seguridad.
  • Adaptar los horarios de casa a los de la escuela.
  • Implicar al niño en la compra de los nuevos materiales para el cole: mochila, babi...
  • Explicarle las rutinas que hará en la escuela. Esto facilitará el cambio, sin que le coja desprevenido, lo que favorecerá al estado de animo con el que el niño va a la escuela, mucho más tranquilo y contento.
  • Practicar con el aquellas autonomías básicas que le vayan a ser necesarias: pedir agua, colgar su bolsa en la percha...
  • Llevarle en persona los primeros días de clase, y en la medida de lo posible también ir a recogerle.
  • Despedirnos de él sin engaños e intentando no alargar mucho la despedida. Es posible que llore, por lo que es importante recordarle vamos a por él de manera que el lo pueda asociar a un situación temporal que conozca: "Vendré a por ti después de merendar..."
  • Si la escuela lo permite, puede llevar objetos de apego (peluche, mantita…) que le servirán de apoyo y consuelo al quedarse solo los primeros días.



¿Por qué es necesario el periodo de adaptación en la 

Educación Infantil?

La entrada en la Escuela Infantil supone un cambio importante en nuestra vida, implica una salida del medio familiar en el que el niño se encuentra seguro y protegido, a un medio mucho más amplio en el que las relaciones son distintas y que para él se presenta como algo desconocido. De ahí la importancia del periodo de adaptación, ya que de este proceso dependerá su actitud futura hacia la escuela y el aprendizaje. 


¿Cómo se adapta el niño a la escuela?

 En este proceso, el niño se encuentra inmerso en una situación que nunca ha experimentado ya que, de repente, deja de ser el protagonista, pasando a compartir este papel con los demás compañeros en la escuela. Ello conllevará una serie de conductas, en su mayor parte, negativas, que el niños tendrá que superar progresivamente con la ayuda de los adultos.


  • Algunas de las conductas más frecuentes:
En el entorno familiar pueden aparecer alteraciones del sueño, trastornos digestivos, fiebre, regresión en el control de esfínteres...


En el aula nos podemos encontrar con niños que lloran, otros que no lloran pero se muestran agresivos y se niegan a relacionarse ni participar con nadie, niños que se aferran a algún objeto de apego que traen de casa, niños aislados que sólo preguntan "¿cuando viene mi mama?"...





  •   Superación del periodo de adaptación:
Es el propio niño el que tiene que superar estos cambios, poco a poco irá progresando y saliendo de su egocentrismo, independizándose de sus figuras de apego...etc.  

Sabemos que un niño esta totalmente adaptado cuando es capaz de relacionarse con el grupo de niños y con el adulto expresando sus emociones; cuando adopta conductas relajadas y deja de aislarse; cuando no espera a sus progenitores con ansiedad durante el horario escolar; cuando el niño comienza a participar y desenvolverse con mayor soltura dentro del aula, en las actividades y los juegos...    


Ejemplo de vídeo del primer día de cole Infantil 3 años: 


Podemos observar como los niños tienen diferentes reacciones ante el cambio que supone entrar en la escuela: niños que lloran, son más agresivos, otros con gran apego familiar, entre muchos otros como bien mencione anteriormente.

Organización del periodo de adaptación

Debido a la gran dificultad que para el niño supone este gran cambio en su vida, el centro escolar y el tutor/a del aula deben planificar un adecuado periodo de adaptación.

El docente debe de plantearse, durante este periodo, una serie de prioridades a cumplir (adaptación al espacio, a los compañeros/as, a la separación familiar...), además de procurar adaptarse a los diferentes ritmos personales de los niños, dado que podemos observar que hay niños más maduros que otros. Por ello es importante darles tiempo y entender que no todos comienzan la escuela con los mismo grados de madurez social y emocional. Por tanto, es fundamental, que nosotros como docentes adoptemos una actitud que favorezca y facilite la adaptación, logrando de este modo transmitir seguridad a los niños. 

  • Horario:
La incorporación de los alumnos/as a la escuela se puede hacer de dos maneras: de forma escalonada o la entrada de todo el grupo a la vez.

El realizar la entrada de forma escalonada significa que la incorporación de los niños al aula se realiza de forma progresiva, es decir, que cada día entrará un pequeño grupo de tres o cuatro niños, según criterios en función de que presenten posibles dificultades de adaptación, sociabilización...


La entrada de todo el grupo de niños/as a la misma vez supone que, ya desde el primer día se encuentren todos en el aula. Al requerir los niños una atención individualizada, sería conveniente disponer de otra persona más en el aula para atender a todos más fácilmente  por lo que es importante la coordinación de estos para que todo salga como queremos.


No es necesario que estén la jornada escolar completa, un horario reducido facilita una mejor adaptación. El niño tiene que asumir  lo que supone un período de tiempo determinado fuera de su semana. Se adaptarán ampliando el tiempo hasta completar la jornada completa. Por ejemplo, la primera semana, pueden permanecer en el aula dos horas y, la segunda, tres, incorporandose aquí ya el tiempo de recreo.

  • Metodología:
 La metodología incluye la creación de un ambiente motivador, afectivo y cálido a través de la decoración y del propio docente, así como con la colaboración del profesorado de apoyo. Es importante que el niño se sienta en seguro y confiado, para poder acceder poco a poco a lo que será a partir de ahora su contexto rutinario.


Es beneficioso introducir durante el periodo de adaptación, rutinas que llevaremos más a delante a cabo con ellos en el aula, para que se vayan familiarizando y habituando a ellas, como pueden ser la recogida de material, desayuno...


  •    Dinámica del aula en los primeros días:
 - El docente debe plantear tiempos de estancia en el aula de acuerdo a las necesidades de los niños/as, alternándolas con actividades al aire libre. 
- De esta manera, se organizan actividades de sociabilización que les ayuden a establecer tomas de contacto con los compañeros y el propio docente, así como a integrarse en la dinámica de la escuela.
 - Se les motiva a realizar actividades que despierten su curiosidad para que explorar el espacio y los materiales del aula; se realizan juegos para conocer las dependencias más importantes del centro para que de esta forma se sientan más seguros en este entorno totalmente desconocido para ellos.
- Uno de los recursos más motivantes en este período y del que se puede servir el docente para hacerles sentir más seguros y cómodos, es la música. Existe una gran variedad de canciones que facilitan la sociabilización  en estos días tan duros para los pequeños.

- Aunque tampoco debemos olvidar la actividad fundamental por excelencia en esta etapa, y mucho más, en el primer nivel del segundo ciclo y en el período de adaptación: el juego. Todas las actividades deben girar en torno a él, ya sea de forma dirigida, libre, individual o grupal.

Por tanto, el juego será una herramienta imprescindible para ir introduciendo de forma lúdica y divertida las diferentes normas básicas de comportamiento que se instaurarán a lo largo del curso. Empezaremos por las más sencillas, para ir incorporando progresivamente otras más complejas.

- Algunas de las normas de convivencia que deberán aprender y respetar en estos días son: hacer la fila, sentarse en la silla, sentarse en la asamblea, colgar su mochila, colocar el desayuno en su lugar etc. Así les ayudaremos a que se vayan acomodando a lo que será su rutina diaria.


  •    La evaluación del Período de Adaptación:  
El periodo de adaptación suele durar unas dos semanas, pero bien se puede alargar el tiempo que se quiera si fuese conveniente. Tras esta quincena de adaptación, será el momento de evaluar tanto la práctica educativa, como la programación del período de adaptación y a los alumnos/as:
En lo que respecta a la evaluación de los alumnos/as, se realizará teniendo en cuenta si se han adaptado de forma individual  al contexto escolar. Para ello tiene que haber superado las conductas negativas y haberse adaptado a la dinámica de grupo. Por lo tanto, se evaluará si son capaces de relacionarse con los demás, si expresan sus sentimientos, sino se comporta de manera agresiva, si participa en las actividades planteadas...etc. 


                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada